Los trastornos de salud mental infantil son más comunes de lo que la gente cree, especialmente la ansiedad. Según el Jornal de Pediatria, alrededor del 10% de los niños sufren algún tipo de trastorno de ansiedad infantil.

El niño suele presentar síntomas después de un evento estresante. Por ejemplo, separación de los padres, mudanza de casa o escuela y muerte de seres queridos.

Además, los que tienen entre 7 y 12 años pueden tener miedo a las interacciones sociales, como interactuar con compañeros y profesores todos los días. Sin embargo, el miedo en exceso puede significar la existencia de algún trastorno de ansiedad o incluso de acoso.

Lea también: Hambre emocional en los niños durante la cuarentena

come bien y cuida la mente

Síntomas

Para identificar los signos del trastorno de ansiedad infantil, los padres siempre deben estar al tanto del comportamiento y los signos que muestran sus hijos.

Esto se debe a que, en la mayoría de los casos, los niños tienen dificultades para expresar sus sentimientos. Después de todo, ni siquiera entienden lo que significa ansiedad. Así que esté atento si su hijo tiene los siguientes síntomas:

  • Estar más enojado y lloroso que de costumbre;
  • Tener dificultad para conciliar el sueño;
  • Cambio en los hábitos alimenticios (comer mucho o menos de lo habitual);
  • Pérdida del deseo de realizar actividades y juegos que le gustaban;
  • Insomnio (despertarse con más frecuencia de lo habitual durante la noche);
  • Tener pesadillas frecuentes.

Cómo controlar la ansiedad infantil a diario

La buena noticia es que la ansiedad infantil se puede controlar a través de la psicoterapia, en la que el terapeuta comprenderá cuáles son los factores estresantes que causaron este trastorno. En casos más graves, está indicado el uso de medicación por parte de un psiquiatra.

Pero, a diario, la ansiedad se puede controlar con algunos consejos:

  • Demuestre que siempre estará allí para ayudarlos: En momentos de dificultad, demuestre su apoyo y las formas en que puede ayudar a su hijo a superar sus desafíos.
  • Distracción: Trate de distraerlos mediante conversaciones y preguntas sobre cómo fue el día y qué juego le gustaría jugar;
  • Haz que tenga hábitos saludables: Al igual que los ejercicios físicos, una dieta equilibrada (adelgazar con Tecnonutri) y la práctica de la meditación mediante el control de la respiración;
  • Quédese con el niño durante la crisis: Es posible que el niño no comprenda lo que está sucediendo, por lo que es esencial estar al lado y brindar apoyo.