Para la mayoría de las personas, el aburrimiento es un sentimiento común y fugaz que surge cuando no hay nada que hacer. Por otro lado, hay personas que pueden sufrir de ofofobia o “Ansiedad de la Ociosidad”. Ocurre cuando ese sentimiento se convierte en miedo excesivo, que puede generar ansiedad.

Como otras fobias, la diferencia entre estar cansado del aburrimiento y tener este síndrome es la dificultad para controlar el miedo ante las situaciones.

En general, los síntomas más comunes de una persona con opofobia incluyen ansiedad, angustia y miedo. La ansiedad puede ir acompañada de otros síntomas como sudoración intensa, temblores, palpitaciones, inquietud, fatiga, tensión muscular, insomnio y náuseas.

come bien y cuida la mente

Causas de la ofofobia

Hay varias fobias en el mundo, todas las cuales son el sentimiento exagerado de miedo. Aún existen controversias sobre la causa de la ofofobia, que ha sido investigada por varios expertos. Pero, para algunos profesionales, la causa puede estar relacionada con una estimulación excesiva de información y actividades, desde la infancia. Por lo tanto, cuando las personas pasan por un período de tiempo sin realizar ninguna actividad, desarrollan una sensación de malestar.

Lea también: Dismorfofobia: trastorno dismórfico corporal

Además, el estilo de vida acelerado de las personas, la exposición a estímulos como internet, la televisión y los videojuegos también son responsables de este cambio psicológico.

Cómo tratar el síndrome

La buena noticia es que existe una cura para la ofofobia. Así, el tratamiento se basa en la psicoterapia, donde el terapeuta ayudará al paciente a realizar las actividades diarias de forma pausada y placentera, para evitar episodios de esta fobia.

En casos más severos, se recomienda el uso de medicamentos, los cuales deben ser recetados por un psiquiatra.

Lea también: Criofobia: Conozca el miedo al frío y sepa cómo afrontarlo

Actividades como el yoga y la meditación pueden ser grandes aliados para relajarse, reducir el estrés y estimular la concentración y la productividad en el trabajo o los estudios.